A ver, la pregunta del millón ¿Qué debo comer si estoy tratando de seguir un estilo de vida más saludable? Estás tratando, lo comprendemos, donde sea que estás y quieres mejorar o cambiar algo, ya estas IN, eso es lo que importa. Ahora pequeños pasos serán grandes para tu nuevo yo.

 

Todos sabemos que nuestro cuerpo necesita recibir los tres grupos alimenticios para funcionar: Proteínas + carbohidratos + grasas, pero cuando pensamos en cada grupo la mayoría asocia:

Proteínas = carne, huevos, lácteos

Carbohidratos = harinas, galletas, pan

Grasas = fritura, dulces, salsas, alimentos procesados

…y cuando se les presenta la alternativa vegana o vegetariana, pensamos ¿QUÉ? ¿VOY A SUBSISTIR SOLAMENTE DE VERDURAS? ¡ME VOY A DESNUTRIR! No, no te traumes, el secreto del éxito estará en ser cuidadoso, informarte y hacerte responsable de tu alimentación. Y así verás, tendrás todos los grupos alimenticios y te sentirás increíble. No te vas a desnutrir – la idea es justamente todo lo contrario: que estés mucho mejor que nunca.

 

Lo que propone una alimentación más CONSCIENTE, vegana (o crudi vegana – para los que se atreven) es reemplazar la comida de cada uno de los 3 grupos alimenticios por comida VIVA, es decir, comida en su estado más natural posible, para que el cuerpo no tenga que esforzarse en la absorción de nutrientes. Te explico: cada vez que comemos, el sistema digestivo se encarga de extraer los nutrientes (ya sean proteínas, carbohidratos o grasas) y mientras menos procesados estén, mientras más vivos y naturales sean, más fácil es y menos energía se requiere. Esto quiere decir que el proceso de digestión será más rápido y nos sentiremos más ligeros. ¿No te ha pasado que te empujas una carnesota en la noche y después no puedes dormir? Es porque el sistema digestivo está trabajando tanto que te mantiene despierto, o ¿No te sientes cansadísimo después de comer pan? Es porque usaste tanta energía para digerirlo que terminas agotado.

 

Otro punto importante que aclarar y que trauma a muchos: las proteínas son vitales para el cuerpo porque reparan las células, fortalecen tus músculos y te dan energía. Sin embargo, lo que nosotros debemos consumir para poder crear proteínas son amino ácidos: los bloques que componen la proteína. Muchos creemos que debemos consumir la proteína ya construida (por ejemplo la proteína animal) porque es “más completa”. Esto no es necesario. Nuestro cuerpo necesita 22 amino ácidos, de los cuáles sólo 9 no son producidos por el mismo. A estos 9 se les llama amino ácidos esenciales, y los tenemos que sacar de lo que comemos para poder construir nuestra proteína. Es decir, si nos comemos un puñado de germinados, nuestro sistema digestivo extrae los amino ácidos, los mezcla con los que ya tenemos y los convierte en proteína – que luego se encarga de hacer todas las maravillas que hace por nuestro cuerpo. Y listo, no necesitamos más.

 

Lo que hacen la mayoría es esmerarse por comer más y MÁS proteína y se comen un pedazo de carne “porque ya tiene la proteína sintetizada”, es decir los 9 amino ácidos están juntos. Pero lo que pasa cuando hacemos esto es que nuestro sistema digestivo tiene que romper esta proteína animal para volver a separar los amino ácidos y luego mezclarlos con los que ya tenemos y luego volver a formar proteína – osea, doble chamba que nos deja exhaustos y sintiéndonos súper pesados. Pero la próxima semana, nos meteremos más a fondo en este tema, para que deje de ser un motivo de preocupación, porque realmente, es facilísimo manejarlo.

 

Entonces, retomando: la propuesta de una alimentación viva y consciente es reemplazar las comidas de los tres grupos alimenticios por opciones naturales y lo menos procesadas posible para que el cuerpo no tenga que pasar por la chambasa de extraer los nutrientes cuando los podría obtener de una manera mucho más fácil cuando la comida es natural.

 

Cuando somos más conscientes de lo que comemos remplazamos las proteínas por germinados, algas, spirulina, los carbohidratos por frutas y verduras y las grasas por nueces, frutos secos, tahini y palta (si leíste bien, P A L T A – espérate no te vayas a la cocina todavía). Lo que hacen las grasas naturales es hacer que todo fluya mejor a la hora de digerir, nuestro sistema metabólico es más rápido y la quema de grasas, por ende, es más eficiente, ¿has escuchado la frase “Eat fat to burn fat”? He ahí la explicación (No, no se trataba de comer pollo a la brasa para quemar la llantita, no te engañes pues…).

 

Lo que significa una alimentación viva y consciente es disfrutar de lo que la naturaleza nos da. Comer entendiendo lo que comes, sabiendo que te va a hacer bien, que te vas a sentir bien. Respirar antes de comer, masticar lo suficiente como para aligerar la chamba del organismo, comer un poco de los tres grupos para que no nos falte nada. Queremos que te sientas mejor, que pruebes y que, sobre todo, escuches a tu cuerpo. Acuérdate que mientras más ligero este tu cuerpo, más ligera estará tu mente y cambiará desde tu ánimo y tus ganas hasta tu actitud hacia lo que se te presente.

 

 

Share This:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *