542

 

Unos días atrás nuestros amigos de La Bioguía, compartieron un artículo muy interesante acerca del cáncer y su prevención. Si no lo leyeron, se los dejamos resumido al mejor estilo KO:

 

Hace muchísimo tiempo (en 1931 para ser exactos) Otto Heinrich Warburg recibió el Premio Nobel en Medicina por el “descubrimiento de la naturaleza y el modo de acción de la enzima respiratoria”. Su investigación era en específico sobre la respiración de las células cancerígenas y la misma lo llevó a dar con resultados muy interesantes acerca de cómo prevenir el cáncer.

 

Y sí, es lo que se están imaginando. Todo se reduce a lo que comemos (principalmente) y la actividad física que hacemos. Para nuestro amigo Otto, el cáncer es la consecuencia de una alimentación basada en alimentos acidificantes y el sedentarismo.

 

¿Por qué? Porque cuando el entorno de nuestro organismo es ácido, significa que recibe menos oxígeno y esto es lo que causa que nuestras células, que lo necesitan para sobrevivir, mueran. Las células cancerígenas en cambio, no necesitan oxígeno y se esparcen tranquilas.

 

Algunas afirmaciones de Warburg que refuerzan esta idea:

– “Privar a una célula de oxígeno durante 48 horas puede convertirla en cancerosa”.

– “Las substancias ácidas rechazan el oxígeno; en cambio, las substancias alcalinas atraen el oxígeno”.

– “Todas las células normales tienen un requisito absoluto de oxígeno, pero las células cancerosas pueden vivir sin oxígeno (esta es una regla sin excepción)”.

– “Los tejidos cancerosos son tejidos ácidos, mientras que los sanos son tejidos alcalinos”.

 

En su obra “El metabolismo de los tumores” Warburg descrubrió que las células cancerosas son anaerobias (no respiran oxígeno) y que no pueden sobrevivir en presencia de altos niveles de oxígeno. Sobreviven gracias a la glucosa y la hipoxia (falta de oxígeno). Es decir, el cáncer no es más que un mecanismo de defensa que tiene ciertas células del organismo para continuar con vida. En cambio las células sanas viven en un entorno alcalino y oxigenado y son felices así.

 

Pero seamos más específicos: ¿cómo es que se genera la acidez en nuestras células? Pues finalizado el proceso de la digestión, los alimentos generan una condición de acidez o alcalinidad en función de la calidad de las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas, los minerales y las vitaminas que han sido consumidos.

 

El resultado (acidificante o alcalinizante) se mide a través de una escala llamada PH, cuyos valores se encuentran en un rango de 0 a 14, siendo el PH 7 un PH neutro, PH0 el más ácido y PH14 el más alcalino. Para que las células funcionen en forma correcta y adecuada su PH debe ser ligeramente alcalino. En una persona sana el PH de la sangre se encuentra entre 7,40 y 7,45. Si el PH sanguíneo cayera por debajo de 7 entraríamos en un estado de coma próximo a la muerte.

 

Esto nos deja con dos listas muy interesantes. Una de alimentos ácidos, y otra de alimentos alcalinos. Léanlas con detenimiento para que entiendan porque nuestra propuesta alimentacia es como es y dejen de creer que los queramos obligar a comer todo crudo porque se nos ocurrió un día. ¡Tan locos, no estamos!

 

Alimentos Acidificantes:

– Azúcar refinada y todos sus derivados: El peor de todos. No tiene ni proteínas, ni grasas, ni minerales, ni vitaminas; solo hidratos de carbono refinados que estresan al páncreas. Su PH es de 2,1, es decir, que es altamente acidificante.

– Todo tipo de carne.

– Leche de vaca y todos sus derivados.

– Sal refinada.

– Harina refinada y todos sus derivados (pastas, galletitas, etc.).

– Productos de panadería (la mayoría contienen grasas saturadas, margarina, sal, azúcar y conservantes).

– Margarinas.

– Gaseosas.

– Cafeína.

– Alcohol.

– Tabaco.

– Medicinas.

– Cualquier alimento cocinado (La cocción elimina el oxigeno y lo trasforma en ácido inclusive en las verduras).

– Todo lo que contenga conservantes, colorantes, aromatizantes, estabilizantes, etc.

– Todos los alimentos envasados.

 

Constantemente la sangre se encuentra autorregulándose para no caer en acidez metabólica, de esta forma garantiza el buen funcionamiento celular, optimizando el metabolismo. El organismo debería obtener de los alimentos las bases (minerales) para neutralizar la acidez de la sangre de la metabolización, pero todos los alimentos ya citados aportan muy poco y en contrapartida desmineralizan el organismo, sobre todo los refinados. Hay que tener en cuenta que en el estilo de vida moderno estos alimentos se consumen todos los días del año.

 

Y sí, dejar de consumirlos es difícil, pero te pedimos por favor, QUE NO TE TRAUMES. La idea no es vivir en stress y preocupándonos por cada miligramo de comida que ingresa a nuestro organismo. La idea es que encuentres equilibrio y empieces de a pocos, cambiando lo que puedas cambiar. Para eso te dejamos también esta otra lista:

 

Alimentos Alcalinizantes:

– Todas las verduras crudas (algunas son ácidas pero dentro del organismo tienen reacción alcalinizante, otras son levemente acidificantes pero consigo traen las bases necesarias para su correcto equilibrio) Crudas aportan oxígeno, cocidas no.

– Frutas, igual que las verduras. Una aclaración importante: Que la fruta sea ácida no significa que es acidificante: El limón tiene un PH aproximado de 2.2, PERO dentro del organismo tiene un efecto altamente alcalinizante (quizás el más poderoso de todos). Las frutas aportan saludables cantidades de oxigeno.

– Semillas: aparte de todos sus beneficios, son altamente alcalinizantes. (¡Almendras a mí!)

– Cereales integrales: El único cereal integral alcalinizante es el mijo, todos los demás son ligeramente acidificantes pero muy saludables. Estos si puedes consumirlos cocidos.

– La miel.

– La clorofila de las plantas.

– El agua es importantísima para el aporte de oxigeno “La deshidratación crónica es el estresante principal del cuerpo y la raíz de la mayor parte de las enfermedades degenerativas” afirma el Dr. Feydoon Batmanghelidj

– EL EJERCICIO: oxigena todo tu organismo, el sedentarismo lo desgasta.

 

Según George W.Crile, un reconocido cirujano: “Todas las muertes mal llamadas naturales no son más que el punto terminal de una saturación de ácidos en el organismo. Contrario a lo anterior es totalmente imposible que un cáncer prolifere en una persona que libere su cuerpo de la acidez, nutriéndose con alimentos que produzcan reacciones metabólicas alcalinas y aumentando el consumo del agua pura y que, a su vez, evite los alimentos que originan dicha acidez, y se cuide de los elementos tóxicos. En general el cáncer no se contagia ni se hereda…lo que se hereda son las costumbres alimenticias, ambientales y de vida que lo producen.”

 

Y así como él, hay miles de doctores más que apuestan por una alimentación sana y un estilo de vida activo como la mejor manera de prevenir y combatir el cáncer. Entonces, ¿qué esperas?. Hoy día es un día tan bueno como cualquier otro para empezar a hacer un cambio. No importa que tan pequeño sea. Hazlo hoy, manténlo mañana, agrégale uno nuevo, y repite lo mismo día a día.

 


 

El artículo original aquí:

http://www.creadess.org/index.php/informate/desarrollo-humano1/ciencia-de-la-salud/26973-el-cancer-el-secreto-mejor-guardado

 


Share This:

1 Comentario

  1. Natalia

    Es muy cierto, cada día escucho más historias de personas a quienes se les detectaron cáncer en una fase avanzada y al dar un cambio radical en su alimentación pudieron superarla.

    Responder

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *