IMG_9530JJ

 

Si fuiste al Taller de alimentación que Ale dio hace un par de semanas, ya sabes que las grasas  naturales son importantísimas para el cuerpo – si te lo perdiste no te preocupes, van a haber más. Ale explicó que la grasa natural es uno de los macronutrientes esenciales que forman parte de nuestra dieta diaria – grasas, carbohidratos y proteínas.

 

Muchos de nosotros tenemos la idea de que la grasa = hamburguesa del McDonalds, la tenemos tachada y en nuestra lista negra (mentalmente, porque igual nos la atravesamos más veces que de vez en cuando). Pero, en verdad, existen las grasas “buenas” (que son naturales y se encuentran en la palta, aceite de oliva, nueces) y grasas “malas” (chatarra, tortas, la gran mayoría de alimentos procesados).

 

Las grasas naturales son vitales para la digestión, el transporte de nutrientes a células a lo largo de todo el cuerpo, permiten la extracción de energía para poder vivir y ayudan en procesos que ocurren en el cerebro.

 

El aceite de oliva es una de las fuentes de grasa natural “buena” más fáciles de incorporar en nuestra dieta diaria. A veces nos juramos sanasos cuando vamos a la San Antonio y nos pedimos una ensalada César, sin tomar en cuenta que el aliño tiene casi tanta grasa “mala” como un pedazo de torta. Muchísimas de las salsa que le ponen a nuestros platos (desde los aliños de ensaladas hasta las salsas de la pasta) tienen una gran cantidad de ingredientes que NO queremos en nuestro cuerpo – mayonesa, leche, azúcar refinada – pero que igual lo comemos porque no estamos conscientes de qué es exactamente lo que tenemos en el plato.

 

Una forma de mejorar esto es remplazar todas estas salsas “sorpresa” con aceite de oliva. Es buenaso, tiene un sabor ligero y le da un toque delicioso a todo. El aceite de oliva extra virgen, como el de Rincón Íbero, se obtiene usando métodos naturales para extraerlo de la manera más pura y tiene un sabor diferente, mucho más fresco (puedes jurarte súper gourmet cuando lo usas). El aceite de oliva, además, es una de las fuentes ricas en polifenoles – un grupo de sustancias químicas que tienen una capacidad antioxidante que beneficia la salud, reduce el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares y hay estudios que sugieren que hasta puede evitar el cáncer.

 

Así que ya saben, eliminen todos esos “extras” que no necesitamos, que le quitan lo sano a sus platos y no nos aportan nada bueno, cámbienlos por un chorrito de aceite de oliva, van a ver qué ligeros se sienten después y cómo aprovechan más sus ensaladas, más conscientes y más felices.

 

Share This:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *