Hice el detox Fix por 3 días y, ¡qué experiencia! Doy un poquito de contexto sobre porque lo hice, los objetivos que me había puesto, y de ahí mi feedback sobre el programa.

 

Yo sigo una alimentación bastante sana. Durante muchos años era vegetariana, pero hace 2 años 1/2 pasé por unos problemas de salud, relacionados a la digestión, que me hicieron cuestionar mucho mi estilo de vida. Me di cuenta que tenia muchas carencias y descubrí intolerancias al gluten, la soya, la lactosa y a las leguminosas… Decidí cambiar a una dieta “paleolítica” y hoy en día mi alimentación es compuesta de muchas verduras, legumbres, frutas en moderación, proteínas animales y grasas saludables. Eliminé el gluten, los granos/almidón y leguminosas, la soya, los lácteos, el azúcar, los aceites industriales, y, en general, todos los productos procesados/químicos. De alcohol, solo tomo vino y en moderación. Me cambió la vida, poco a poco se resolvieron los problemas de digestión, el acné, mi energía subió un montón, bajé de peso, me puse a hacer deporte (¡y a amarlo!). Vengo haciendo KO y Soul Yoga desde más o menos un año, desde que me mudé a Lima (soy de Francia).

 

Me alejé del vegetarianismo/veganismo, por todas las razones que mencioné, hay muchos alimentos en estas dietas que no funcionan para mi, pero reconozco que funcionan para muchas personas. Ya tenía una consciencia de alimentación saludable, ósea no pasé de comer Ají de gallina con Inka Kola a una dieta de jugos de 3 días, así que mi experiencia con el detox tal vez fue menos hardcore que para otras personas, pero igual de interesante.

 

Sin embargo, desde unos 6 meses, me di cuenta que estaba siendo cada vez más flexible con mi dieta, hacía excepciones para un helado por aquí, unas canchitas por allá, salgo mucho a comer a restaurantes con amigos y, en vez de tomar una copa de vino, tomaba tres, más un postre…y de repente volvieron unos problemas con mi digestión, subí de peso y, ni con toda la voluntad del mundo, baja (¡frustrante!). En general veía que siempre andaba con la panza muy muy hinchada, como mujer embarazada, y sintiéndome pesada. Así que decidí hacer el detox con la voluntad de resolver un poco esto, necesitaba un “reboot”. 

 

El primer día fue difícil. Comenzó bien pero, alrededor de las 2-3pm, empecé a sentir mucho dolor de cabeza, me sentía débil, cansada, no podía pensar bien o concentrarme en el trabajo, ¡extrañaba la comida! No tenía mucha hambre, pero sí estaba con ansia de comer – algo salado especialmente. Pensé que no iba a lograr los 3 días, que “no soy capaz, no puedo”.

 

El segundo día fue más tranquilo, pero no tenía fuerzas para ir a la clase de Soul Yoga de las 7am y tampoco a la de la noche. Tomé infusiones y caldo vegetal (solo líquido, nada sólido) y esto me ayudo un montón a sentirme más llena y tener menos frío.

 

El tercer día fue muy fácil. No puedo decirte que me sentía con una energía increíble para hacer KO Box, pero si tenía mucha claridad mental, me sentía ligera, se me había ido el dolor de cabeza, no tenía hambre o ansias, no logré tomar todos los jugos. Fui a una clase de Power Soul Yoga con Camila en la noche, y fue una de las clases más zen y más enfocadas que tuve. No sé como describirlo, pero sentí que todo estaba en harmonía: mis movimientos, mi equilibrio, mi mente, y la conexión con la práctica (en general siempre pienso en lo que tengo que hacer después, ¿qué hora es?, me duelen las piernas, estoy sudada, etc.).

 

Durante los tres días no comí nada sólido, solo unos palitos de pepino con sal el segundo día. Además, comencé cada día con una taza de agua caliente con limón, tomé baños calientes con sal de Maras/Epsom, y me exfolié la piel a diario con un dry brush. Los días después, estoy tomando las cosas poco a poco con la comida… el detox no funciona si al día siguiente sales a comer una parrilla. Así que los 3 días después, comí vegano (80% raw) sin gluten/granos, y estoy re-introduciendo proteínas poco a poco en cantidades pequeñas para no asaltar mi estómago. También estoy tomando más batidos en la mañana y sopas/caldos en la noche). 

 

Así que, ¿cuáles fueron mis aprendizajes? No les voy a decir que bajé de 10kg, que tengo la piel clara y radiante, los ojos que brillan, una energía incomparable, etc. Como decía, creo que ya había tenido mi “revelación” de cómo quería vivir y alimentarme de forma más saludable, no me estaba desintoxicando de harinas refinadas y productos procesados.

 

Pero tenía mucho que reiniciar y los aprendizajes fueron increíbles:

• Mi relación a la comida: Me di cuenta que ya no sabía diferenciar entre “estoy satisfecha” y “estoy llena”. No tenía mucho control sobre mis porciones y mi saciedad. Por comer cosas saludables, pensaba que podía permitirme llenar mi plato con mucha cantidad. Creo que por eso tenía la panza hinchada y mi sistema digestivo sufría, no está hecho para procesar tanto a diario.

 

• La cafeína: Me di cuenta que funciono perfectamente sin cafeína. Realmente lo que más necesito en la mañana es algo caliente – y esto puede ser un té, una taza de caldo, agua caliente con limón y kión, puedo dejar el café como un pequeño placer de vez en cuando. Desde el detox no he vuelto a tomar café, y por ahora no siento la necesidad.

 

• El alcohol: El día siguiente al detox fue un viernes, y los viernes normalmente salgo con los colegas para un Happy hou donde siempre me tomo una copa de vino, pero obviamente ese día no iba tomar. Casi no voy pero fui, y pedí un Mojito virgen sin azúcar (básicamente agua con gas, hielo, limón y menta – quedó riquísimo!). Me di cuenta que cuando salgo, siempre tomo… Así sea vino, sigue siendo alcohol, azúcar, y calorías… y no lo necesito para disfrutar de la presencia de otros. No pretendo dejar de tomar vino por completo, sino dejarlo para ocasiones especiales, limitarme, regalarme salir sin tomar. Esto para mi es una lección importantísima, porque aunque nunca me emborracho, tampoco consideraba salir a un bar o un restaurante sin pedir una copa (o dos, tres…).

 

• La importancia de tomar líquidos: Después de esto, estoy convencida de no solamente la importancia de tomar mucha agua (cosa que no hago siempre), sino también de tomar líquidos en general. Un desayuno en la forma de un batido lleno de súper ingredientes y proteína (¡yo tomo la Sunwarrior que KO me regaló!) es mucho más fácil de digerir. Igual una sopa. Esto ayuda a que la digestión descanse y funcione mejor.

 

Cualquiera que sean las lecciones y resultados, creo que es muy importante empezar el detox con un objetivo claro en la mente, debe ser un primer paso para un cambio de largo plazo. A mi me ayudó un montón a ponerle “reset” a mi voluntad y mis hábitos saludables. Me empujó a darme cuenta de lo que estaba haciendo mal en mi alimentación y a cuestionar cosas que pensaba que no podía cambiar.

 

Camille

Share This:

2 Comments

  1. Julia

    Me encantó leer tu experiencia! yo hice el detox 2 días y me alcanzo para dos días y medio, senti mareo el segundo dia a pesar que como bastante suave, como ensaladas y pollo o sopas en la noche o pastel de verduras y esas cosas. Pero si tomo café uno al día y creo que eso me golpeo. Al segundo día sentí mi piel muy suave! y estaba ligera como una pluma.
    Ahora he regresado a mi rutina y nuevamente me siento un poco pesada. Quiero saber si puedo tomar los jugos en las noches en reemplazo de las comidas de vez en cuando.
    En general ha sido una super experiencia que quiero repetir! y la recomiendo 100%! Gracias!

    Responder
  2. nora sidoine

    Muy inspirador, gracias

    Responder

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *