Seguramente han escuchado a los profes de Soulyoga decir que savasana es la postura más importante de toda la práctica. Algunos nos reímos porque pensamos que lo dicen con sarcasmo, pero la verdad es que esta parte de la práctica tiene muchos beneficios. Estar en savasana puede resultar muy difícil para algunas personas que no pueden dejar de moverse, dejar de pensar en algo (o en muchas cosas a la vez) o simplemente para aquellos que tienen miedo a relajarse y dejarse let go.

 

El yoga es mucho más que posturas físicas, tradicionalmente, la practica de asanas (posturas) está diseñada para preparar al cuerpo para meditar sentados, quietos físicamente y corporalmente. Hoy en día hacemos savasana al final de la clase para poder meditar acerca de la intención que pusimos al inicio de la práctica y para aprender a relajar la mente y el cuerpo a la misma vez.

 

Actualmente, nuestra cultura nos hace pensar que ser y parecer fuerte es lo más importante tanto física, mental como emocionalmente. En savasana, nos damos la oportunidad para trabajar de una manejar relajada, para rendirnos ante nosotros mismos, let go y estar presentes.

 

Si no nos damos ese momento para poder meditar sobre la práctica, no terminamos de completarla porque no la interiorizamos, y no le damos la importancia debida. Si estamos pensando en qué vamos a hacer después y en que mejor nos vamos antes, no tiene sentido el haber estado practicando y desarrollando nuestra paciencia y tolerancia durante toda una hora. Además, debemos tratar de relacionar nuestra práctica con nuestra vida diaria, no poder quedarnos quietos ni un momento, se traslada andar todo el día apurados, pasando de una cosa a otra sin acordarnos de estar presentes y de vivir cada momento al máximo.

 

Debemos tomarnos el tiempo de observar y estudiar nuestra práctica, de identificar qué es lo que más nos cuesta y practicar para que cada día nos cueste un poco menos. Todos los días trabajamos muy duro, es importante tener un tiempito para nosotros, para tener la mente calmada y el cuerpo quieto, todos nos lo merecemos.

 

Foto: Jeannine Motte

Share This:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>