circulodondeko
Hola a todos!
Les cuento que ayer tuve un día locaso por no decir: malaso. Yo conmigo nada que ver, yo con el mundo tampoco. Esos días que sentía quería meterme en una caja con lunas polarizadas y no saber de nada. Sentía que me perseguía una estampida de toros, que nada tenía solución de las mil doscientas cosas que sentía tenía que hacer y no me daba el día, los recursos, la cabeza, ante todo lo que vi de planning dije: esto lo estamos haciendo mal, esto también. Vi todo toooodo lo malo por mejorar de todo todoooo lo que hacemos: piezas, ideas, planes, Ko, Fix, todo y de todo vi lo malo. Agotador es poco.
Que fuerte es la cabeza cuando nos quiere en estado de queja, de drama, de regañar, de ver lo que no suma….cada minuto del día alimenté la bola y generé un círculo vicioso que me agotó.
Los invito a una reflexión por que sin duda les ha pasado: Imagina la misma persona/dos escenarios diferentes y opuestos.
  1. Círculo vicioso:Todo está mal, nada funciona. (Que crees? Nada funcionará pero lo verás luego)
Te levantas. Regañas. Cansancio. Solo dormí 5 horas. Necesito más. Resfrío y malestar y encima hoy tengo que: blablabla la lista. Me cambié pensando fuerte y claro en las pocas ganas de ir a dictar clase por que no quería gritar, hablar, motivar…necesitaba motivarme yo. Llegué y la dicté y realmente amé sudar, liberé buenaso pero salí y siguió la bola. Problema aquí, problema allá, que el horario tal, que la chamba tal cual, que la reu, el error, el problema blablabla más toros. Regañé de A, B, Z (todo lo que estaba raro), comí sano pensando aclarar mi mente pero no. Cabe mencionar que almorcé regañando. Reuniones con tantas dudas como sensaciones raras, si la luna o la vida, pero mal y fastidiada conmigo y con el mundo me sentía.
A la noche llegué agotada de tanta emoción negativa, pero gracias gracias a Dios decidí parar. Por que así como nos metemos cabe somos seres humanos y la práctica de pensar positivo tiene sus frutos: pude parar, recordé, me salvé!
Lo decidí: necesito un espacio personal de “desague” por no decir “desahueve jaja. Una ducha, 15 minutos de respirar con música de yoga, 30 respiraciones invertida y todo cambió.
  1. Círculo virtuoso: aquí como fue hoy.
Hoy amanecí en paz.
Hoy desperté tan consciente de retomar mi ritual/rutina positiva al amanecer pre clase.
Desperté. Me senté en la cama. Cerré mis ojos y agradecí por estar viva y por la vida de oro que tengo. Valoré todo. Me duché con agua fría, me cambié y fui cantando a dictar clases. Amé. Fui sincera. Conté lo que me había pasado, conversé con todos los alumnos lindos que vinieron a parar y lo más lindo:
Me di cuenta de que contarles mi día los motivó a seguir practicando, nos sentimos iguales, nos dimos cuenta de que es humano pero que todos queremos lo otro, todos queremos más alegría menos drama, más calma menos toros, más agradecimiento menos regañadas, más de lo bonito.
Sigamos creando juntos un espacio dondw compartir esto pero ante todo, donde hacer “switch” y darle la vuelta al mal rato, al mal rollo, al mal pensamiento, al miedo, a la frustración, por que todo eso todoooooo está en niestra mente. Ahí nace, ahí lo alimentamos, ahí crece, pero….ahí lo cortamos también.
Alejémonos de lo que resta y acerquémonos a lo que suma.
Sigamos aprendiendo, juntos.
Gracias por leer, estar, ser parte.
Gracias por escucharme, leerme, querernos y disfrutarnos!
🙏🙏🙏
Ale

Share This:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>